domingo, 29 de marzo de 2009

Esperando





Llegados a la PUERTA DEL SOL. Además que debíamos descansar, tomamos la decisión de esperar que la niebla existente se disipara.
El objetivo era la gran vista panorámica que nos prometía dicho lugar de la esperada ciudadela, meta de nuestros pasos de estos días.

Aquí el grupo sentado, menos yo que como es mi costumbre saco la foto, Claro que uno de los guías pudo tomar la foto donde me incluiría en el grupo, pero NO, NO PRESTO MI MÁQUINA!

Estamos todos muy animados, siendo las 9 de la mañana, tenemos esa esperanza de que la niebla, por un soplo divino, va a disiparse rápidamente.

Yo personalmente, aunque no suene muy modesto, se que hasta el mediodía la niebla continuará instalada como manto que cubre y protege la belleza esperada.
Es así en todos lados del mundo con la niebla, que en realidad son nubes. Los que estamos altos somos nosotros subidos a esas montañas y nos hemos metido en ellas (en las nubes). El sol deberá calentarlas un poquito para que suban y disipen.

Y así está nuestro grupo, en este momento descubrimos que cierta gente, ha guardado golosinas para sí, lo llamamos canuto!

Notamos también que gente de países de habla inglesa (Australia, N Zelanda, Eng), se nos han amigado bastante. Llama la atención lo mal que hablan su propia lengua, pues nunca pude entender nada de lo que decían.

Y así estamos, en las nubes, claro es lógico... estamos acompañados de bellas mujeres, por Dios qué nunca falten!

Continuaremos finalmente, nuestra marcha. Es poco el camino que queda por andar.Pronto estaremos rendidos ante semejante objetivo que son las esperadas ruinas de Machu Picchu, y la emoción profunda que está por venir